"Entre todos ayudamos a construir una sociedad mejor"

                     

FIRMA DEL PROTOCOLO DEL PLAN DE EMPLEO 2019 JCCM-DIPUTACION PROVINCIAL CIUDAD REAL

26 DE FEBRERO DE 2020

SEDE

Ronda de Alarcos, 28

13.002 - Ciudad Real

Teléfono: 926 92 11 49

Fax: 926 92 13 37

Email: unionsafa@hotmail.com

Bebidas energéticas y sus riesgos

22.10.2020 10:29
Cada vez es más común el consumo de bebidas energéticas entre la población más joven y es que este tipo de bebidas puede llegar a ser tan dañinas como las drogas. Lo hacen bajo el reclamo de incrementar su rendimiento físico y cognitivo.
 
Los principales ingredientes de estas bebidas son la cafeína y la taurina que las hace responsables de una serie de síntomas que se experimentan después de su consumo, entre los que encontramos:
  • Aumento de energía.
  • Reducción de la somnolencia y la fatiga.
  • Mejor rendimiento en el ejercicio físico.
  • Incremento del estado de alerta.
  • Disminución de la frecuencia cardíaca.
  • Relajación muscular.
  • Aumento de la memoria.
Complicaciones asociadas al consumo de bebidas energéticas
 
Multitud de publicaciones informan de sus riesgos, especialmente si se ingieren en altas cantidades o de manera prolongada. La atención sanitaria urgente relacionada con su consumo ha aumentado cada año. Los cuadros clínicos más frecuentes son:
 
Intoxicación por cafeína: Aparición de inquietud, taquicardia, nerviosismo, insomnio, náuseas, vómitos y aceleración del pensamiento. En los casos más graves también presenta graves arritmias cardíacas, convulsiones, hipotensión y muerte.
Síndrome de abstinencia a la cafeína: Náuseas y vómitos, aunque lo más frecuente suele ser el cansancio y la fatigabilidad, la cefalea y el empeoramiento del rendimiento cognitivo. También podría inducir ansiedad y síntomas depresivos.
Crisis comiciales: En consumidores epilépticos, en altas dosis puede ser causa de disminución del umbral convulsivo. 
Alteraciones vasculares y arritmia
Deterioro de las funciones ejecutivas y el rendimiento cognitivo: Su consumo a largo plazo podría afectar al desarrollo mental. Interfiriendo en el proceso de maduración cerebral normal, pudiéndose producir deficiencias de la atención, irritabilidad y dificultad en la regulación de conductas. 
Alteraciones endocrino metabólicas: Su consumo crónico puede dar lugar al desarrollo de obesidad y resistencia a la insulina.
Se considera como consumo agudo elevado de cafeína una cantidad mayor o igual a 480 mg, lo que corresponde a la toma de más de tres latas de bebida energética.
También existe una serie de complicaciones de tipo psiquiátrico que no solo afectan a personas con patologías previas, sino también a personas sanas. 
Ansiedad: Especialmente destacable en pacientes anteriormente diagnosticados con trastorno de pánico, ansiedad social o trastorno de ansiedad generalizada.
Psicosis: Se han descrito casos de psicosis tras una ingesta aproximada de 10-15 mg/kg/día, dosis menor que la considerada tóxica. También se ha visto la aparición de sintomatología psicótica en pacientes sin antecedentes de enfermedad mental. En general, los síntomas psicóticos mejoran tras el cese del consumo.
Trastorno bipolar: Dosis elevadas de cafeína se han considerado como inductoras de síntomas maníacos y psicóticos en pacientes con trastorno bipolas o esquizoafectivo, pero también en personas sin antecedentes.
Trastorno de sueño: Es inducido por el consumo de cafeína. La falta de sueño se ha observado con frecuencia como precedente al desarrollo de síntomas de enfermedad mental como depresión, psicosis o manía.