"Entre todos ayudamos a construir una sociedad mejor"

SEDE

Ronda de Alarcos, 28

13.002 - Ciudad Real

Teléfono: 926 92 11 49

Fax: 926 92 13 37

email: unionsafa@hotmail.com

CONCLUSIONES I JORNADAS SOBRE "CONSUMO DE SUSTANCIAS Y PATOLOGÍA PSIQUIÁTRICA EN LA MUJER. ¿UN NUEVO RETO?

20.03.2018 08:35

 

I JORNADAS DE UNION SAFA

“CONSUMO DE SUSTANCIAS Y PATOLOGÍA PSIQUIATRÍCA EN LA MUJER. ¿UN NUEO RETO?

 

  • FECHA DE CELEBRACIÓN:  27 de noviembre de 2017
  • LUGAR DE CELEBRACIÓN:

 

Iltre. Colegio Oficial de Médicos              

Plaza de la Provincia nº 2-1º.

13.001 Ciudad Real

 

  • ¿A  QUIENES VAN DIRIGIDAS?

 

A los profesionales que trabajan en la red de conductas adictivas.

A los profesionales que trabajan en la red de salud mental.

A los profesionales de la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha.

A los profesionales del Instituto de la mujer de Castilla-La Mancha.

A los profesionales de las asociaciones que trabajen con mujeres, adicciones  y salud mental.

Trabajadores/as Sociales.

Operadores jurídicos.

 

  • Nº DE PARTICIPANTES: 46

 

 


CONCLUSIONES

 

UNION SAFA que lleva trabajando casi 10 años en el ámbito de las adicciones y la salud mental  es consciente que la cuestión de género es muy importante cuando hablamos de Adicciones y de Patología Psiquiátrica, pudiendo afirmar que los tratamientos que se dispensan a estas mujeres han sido poco estudiados y desarrollados, siendo nulos dichos tratamientos si a esas patologías se une la violencia de género a la que muchas veces se enfrentan las mujeres con esta doble problemática: adicciones y patología psiquiátrica.

 

Con las primeras Jornadas de UNION SAFA centradas en el  “CONSUMO DE SUSTANCIAS Y PATOLOGÍA PSIQUIÁTRICA EN LA MUJER. ¿UN NUEVO RETO?” hemos querido conseguir sensibilizar y eliminar las  barreras que el género establece a la hora de  acceder a los programas, analizando la situación actual de las mujeres en riesgo o víctimas de  violencia y debatir si deben o no crearse nuevos recursos de atención especializada o si tienen que adaptarse los recursos existentes al tratamiento integral de la problemática.

 

Las Jornadas estaban estructuradas en una ponencia inaugural a cargo del Delegado del Plan Nacional sobre Drogas, D. Francisco de Asís Babín, donde se trato “la incorporación de la perspectiva de género en las políticas y programas relacionados con las adicciones y la patología psiquiátrica”, dos mesas redondas donde se expuso el consumo de sustancias, patología psiquiátrica y violencia de género con carácter general y, otra mesa, en la que se expusieron los recursos que en materia de adicciones, patología psiquiátrico y violencia de género existen en Castilla-La Mancha, para terminar con la presentación de dos experiencias exitosas de entidades que vienen trabajando con mujeres  que sufren esa triple vulnerabilidad: adicciones, patología psiquiátrica y violencia de género.

 

En la Ponencia inaugural el Delegado del PNSD a parte de hacer una presentación de este organismo y de sus actuaciones, presenta la evaluación que se ha hecho de la Estrategia Nacional sobre Drogas 2009/2016 en la que se concluye que la perspectiva de género debe incorporarse como objetivo estratégico más que como principio rector o de actuación siendo necesario incorporar definitivamente la perspectiva de género en políticas, programas y actividades, siendo clave la formación de profesionales, la elaboración e implementación de protocolos, generalizando experiencias exitosas que ya existen y, por otro lado, presenta la nueva Estrategia Nacional de Adicciones 2017/2024 donde destacamos en la Meta 1 “hacia una sociedad más saludable”  los siguientes objetivos estratégicos

 

  • Incluir perspectiva de género en todos los niveles del proceso asistencial. (Cartera Básica). 
  • Fomentar la atención integral incorporando los condicionantes de género dentro de los análisis que explican el consumo y abuso de drogas y otras adicciones, así como las consecuencias de esos condicionantes en las mujeres y hombres con consumo problemático:​
    • Consumos invisibilizados: hipnosedantes.​
    • Mayor estigma y vivencia de culpa para ellas.
    • Menores apoyos y comprensión​
    • Mayor prejuicio reforzado por la idea de que sean madres y las consecuencias para los hijos/as. Necesidad de tener en cuenta las responsabilidades familiares (siendo un hecho que éstas recaen de forma abrumadoramente mayoritaria sobre la mujer) como posible dificultad en el acceso a la red asistencial y en el proceso de rehabilitación e inserción social. ​
    • Existe en la sociedad una mayor facilidad para justificar actitudes violentas, así como más aprecio de valores asociados a la masculinidad que refuerzan el consumo y las actitudes de riesgo.​

  • Promover los tratamientos centrados en las mujeres y sus consumos ​
  • Fomentar la atención integral y coordinación de recursos para las mujeres que sufren violencia de género, sus hijas e hijos, para evitar la victimización institucional. 

 

En relación con las mesas redondas y experiencias llevadas a cabo durante las Jornadas de UNION SAFA, podemos concluir lo siguiente:

 

Con carácter general:

 

  • Los tratamientos en adicciones están hechos “para hombres”. No es que se basen en modelos masculinos, sino que al predominar los varones en los centros de tratamiento, se adaptan más a la mayoría y, en consecuencia, las mujeres queda en un segundo plano.
  • La adicción no es una cuestión de género puesto que tanto los hombres como las mujeres son susceptibles de ser adictos, si bien, se reconoce por los ponentes que en las adicciones ambos sexos cuentan con algunas semejanzas y también con diferencias. Se concluye que muchas mujeres no buscan tratamiento porque tienen miedo, porque no pueden cuidar de sus hijos, por represalias de sus parejas, por el qué dirán. Se afirma que muchos compañeros drogodependientes las inician en las prácticas y las mujeres tienen dificultades para mantener el tratamiento cuando el estilo de vida de sus compañeros facilita el uso de las drogas. En principio, las adicciones no tienen género. El género influye en las adicciones y las adicciones influyen en el género.
  • Rasgos socioculturales diferenciadores:
    • La mujer adicta tiene una forma de relacionarse más individual y con menos sensación de pertenencia al grupo que el hombre.
    • El hombre adicto suele estar más socializado cualquiera que sea el tipo de drogodependencia. La mujer adicta suele hacer una vida más solitaria siendo sus consumos en mayor medida privados y tormentosos en general.
    • El hombre adicto se muestra más disciplinado y asume mejor las pautas. La mujer adicta necesita que se le expliquen y argumenten las cosas.
    • El hombre adicto tiene más problemas legales en relación con el consumo de sustancias ilegales que la mujer.
  • Diferencias psicológicas y psicopatológicas:
    • La mujer adicta tiene mayor dependencia emocional y bidependencia.
    • La mujer adicta tiene menor capacidad de autoestima, soledad, vacío existencial y minusvaloración sistemática de sus capacidades.
    • La mujer adicta presenta mayores índices de maltrato, sojuzgamientos y abusos sexuales.
    • La mujer adicta tiene más dificultades para expresar sus planos más íntimos.
  • Diferencias de género en la comorbilidad:
    • Mientras que los trastornos de personalidad, esquizofrenia son más frecuentes en varones, las adicciones femeninas presentan un mayor índice de trastornos asociados de estado del ánimo (depresiones) de ansiedad y adaptativos.
    • Destacar la bidependencia (persona adicta- ex adicta con otro sujeto sea o no adicto) es más frecuente en mujeres y cuando aparece lastran la recuperación y es factor importante de recaídas.
    • La patología dual es muy frecuente entre personas víctimas de violencia de género y entre los agresores
    • Se debe realizar un abordaje de ambos trastornos tanto en la víctima como en el agresor para disminuir la reincidencia de episodios de violencia
    • Promover la coordinación entre los centros de drogodependencias y los recursos existentes para la atención a víctimas y agresores
  • Intervención terapéutica y género:
    • Cuando un profesional tiene delante a una mujer adicta sabe que ésta, además de la adicción, suele padecer un problema añadido tanto o más grave que puede ser la causa que origina el trastorno adictivo: soledad, maltrato, angustia etc.
    • Es necesario crear nuevos recursos específicos para mujeres o es posible adatar los recursos existentes:
      • Se concluye que no existen recursos específicos para trata a mujeres con problemas de adicción/patología psiquiátrica/violencia en Castilla-La Mancha.
      • Adaptar los recursos existentes no solucionaría el problema ya que sería cambiar el recurso de hombres por mujeres y ello implicaría contar con el mismo personal y la misma financiación.
      • Es necesario crear recursos específicos para mujeres para tratar un mejor abordaje de la problemática y triple vulnerabilidad que sufre la mujer:
        • Minusvaloración de sus capacidades: hay que tratar la autoestima desde el comienzo del tratamiento.
        • Estilo de relacionarse “menos grupal” y “más emocional”
        • Aparición frecuente de perturbaciones afectivas emocionales y trastornos depresivos.
        • Menor capacidad de autonomía.
        • Cuando la mujer presenta secuelas de malos tratos la presencia de varones en los tratamientos dificulta el abordaje.
        • Si la mujer tiene antecedentes de dependencia/codependencia existen más posibilidades de repetir esos comportamientos en centros mixtos.
        • La mujer necesita sentirse cómoda y relajada en el tratamiento. En un centro específico de mujeres se pueden expresar con mayor desinhibición y espontaneidad pudiendo acceder a planos más íntimos con mayor tranquilidad, sin el freno psicológico que representa el grupo mixto.

 

 

Se concluye:

 

No existen recursos específicos para tratar la adicción y la patología dual de mujeres en Castilla-La Mancha, si bien, existen recursos mixtos donde se atienden tanto a hombres como a mujeres.

Por otro lado, existen muchos problemas cuando además de la adicción/patología psiquiátrica la mujer ha sufrido violencia de género, ya que se les cierra la posibilidad de acceder a recursos de mujeres que sufren esta última problemática: la violencia de género.

Los programas de tratamiento y las intervenciones terapéuticas deben estar orientados hacia la recuperación de las mujeres y hacia su integración social en un contexto sociocultural determinado por normas de género. El compromiso y la responsabilidad no sólo corresponden a un centro de tratamiento, a un equipo terapéutico determinado o una oferta de salud específica, sino a la comunidad en su conjunto, a través de oportunidades y posibilidades reales para el acceso, la adherencia y la permanencia de ellas en el proceso terapéutico así como a la incorporación a actividades, trabajo, estudio, etc., que posibiliten su verdadera integración como ciudadanas.

Es necesario recursos que atiendan a mujeres donde se lleve a cabo un estilo terapéutico diferente que dé cabida a actividades especificas enfocadas a la reestructuración afectiva, a la expresión adecuada de emociones y propicie la adquisición de una autonomía personal y donde se pueda trabajar toda la problemática que sufren de manera conjunta, pero teniendo en cuenta sus especialidades.

 Incorporar la perspectiva de género en el tratamiento permite exteriorizar y comprender mejor los diferentes patrones y problemas asociados al consumo/patología psiquiátrica y adaptar los programas para mejorar su eficacia.