"Entre todos ayudamos a construir una sociedad mejor"

                     

FIRMA DEL PROTOCOLO DEL PLAN DE EMPLEO 2019 JCCM-DIPUTACION PROVINCIAL CIUDAD REAL

26 DE FEBRERO DE 2020

SEDE

Ronda de Alarcos, 28

13.002 - Ciudad Real

Teléfono: 926 92 11 49

Fax: 926 92 13 37

Email: unionsafa@hotmail.com

El tabaco es aún más dañino en la adolescencia

26.10.2020 10:35

El consumo de tabaco es uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial, pues es la primera causa de muerte evitable en el mundo. Solo en España produce 55 mil muertes cada año y a nivel mundial se calcula que en 2030 sean ocho millones los que pierdan la vida por fumar cada año.

La prevención entre los más jóvenes es crucial, pues es alrededor de los 14 años cuando los jóvenes prueban su primer cigarrillo. 

Aún así, y pese a las campañas de prevención, los jóvenes siguen empezando a fumar y, según el Grupo Español de Cáncer de Pulmón, un 30% de los jóvenes españoles lo hace habitualmente, y casi un 10% de los adolescentes entre 14 y 18 años lo hace a diario, un 30% de manera ocasional.

Más joven, más riesgos

Iniciarse en este hábito desde tan jóvenes, además de los peligros habituales del consumo de tabaco, como un mayor riesgo de varios tipos de cáncer, de enfermedades respiratorias o cardiovasculares, entre otras, conlleva riesgos añadidos, por eso es muy importante que los jóvenes no empiecen a fumar. 

El cerebro de un adolescente aún no ha terminado de desarrollarse, lo que lo hace más vulnerable frente a la nicotina. Si la nicotina entra habitualmente en el cerebro cuando este aún no ha terminado de desarrollarse, modificará las áreas que controlan las emociones y funciones cognitivas y es muy probable que estas modificaciones se queden para siempre. Como consecuencia, tendremos un cerebro más vulnerable a las adicciones, no solo a la nicotina y más propendo a padecer depresiones.

El pulmón durante la adolescencia no ha terminado de desarrollarse y no ha alcanzado el 100% de su capacidad, por lo que se produce una obstrucción leve de las vías respiratorias, la función pulmonar disminuye y la función pulmonar se ralentiza, lo que lo hará más vulnerabñe a padecer enfermedades respiratorias en un futuro.

Cómo evitar que los adolescentes empiecen a fumar

Es necesario advertirles de los peligros del tabaco desde mucho antes. ¿Cómo podemos advertirles?

Dar ejemplo: Si desde niño ha visto fumar en casa, lo aceptará como algo normal. Háblale de lo mal que te sientes por hacerlo, tanto física como emocionalmente.
Facilita que practique algún deporte desde niño.
Háblale de las consecuencias para la salud: Desde los cinco o seis años ya son capaces de comprenderlo. Sé insistente, repetir un mensaje (sin regañar) es la mejor forma de que se selle a fuego en su cerebro.
Háblale de las consecuencias para su aspecto físico: Si le recuerdas que fumar dañará su piel y su pelo, le hará tener más acné, peor aliento y hará que huela peor, reducirán sus ganas de fumar.
Háblale de lo que cuesta.
No permitas que nadie fume en casa.

Dale herramientas para que aprende a decir no.
Ponte en su lugar.

Pregúntale y escúchale.
Pasa tiempo con él.


www.20minutos.es/noticia/4400942/0/el-tabaco-mas-danino-en-la-adolescencia-como-evitar-que-nuestros-hijos-fumen/?autoref=true