"Entre todos ayudamos a construir una sociedad mejor"

SEDE

Ronda de Alarcos, 28

13.002 - Ciudad Real

Teléfono: 926 92 11 49

Fax: 926 92 13 37

email: unionsafa@hotmail.com

JORNADAS DE SENSIBILIZACIÓN UNION SAFA EN CIUDAD REAL

07.10.2014 12:15

La Asociación de ayuda al drogodependiente, SAFA, celebró ayer una mesa coloquio en la que se reivindicó la lucha que ha habido en España y en Castilla-La Mancha para reconocer la drogodependencia como una enfermedad más, además de explicar algunos datos sobre el tratamiento. Mar Sánchez, médico de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) de Ciudad Real, y Alejandro Márquez, presidente de SAFA Albacete, siendo moderador Gabriel Vicente Maján, presidente de UNIÓN SAFA y de la Asociación Provincial contra las Toxicomanías de Ciudad Realconformaron este retrato de la drogodependencia en la provincia de Ciudad Real.

Mar Sánchez explicó el funcionamiento de las Unidades de Conductas Adictivas expresando que “las UCAs son los centros de salud para los drogodependientes”. La mayoría de estas UCAs dependen del Sescam, y realizan un tratamiento integral a los enfermos drogodependientes que contempla el nivel psicológico, médico y social. Este último es uno de los aspectos más relevantes de estos centros médicos, ya que su objetivo final es reinsertar al drogodependiente en la sociedad. Esta enfermedad aún tiene un componente de rechazo social que ha disminuido en España desde los años 80 gracias al trabajo de estas asociaciones.

Por ello, Sánchez recordó a los asistentes que “la drogodependencia es una enfermedad. Es un tema que agobia mucho a las familias ya que en muchos casos, cuando una persona tiene un familiar con un problema de drogodependencia, no sabe cómo actuar”, expuso la encargada de la UCA, que también adelanto algunos datos de 2013 sobre el tratamiento a drogodependientes en Ciudad Real, con un 90% de éxito en las desintoxicaciones de pacientes en el hospital.

IMG 20140624 WA0004 300x145 Los drogodependientes son enfermos con la misma dignidadSobre el consumo de drogas, Sánchez mostró datos que atestiguan que la heroína baja a segunda posición entre las drogas más consumidas, siendo la primera el alcohol y la tercera la cocaína, siendo estas dos últimas las que han experimentado un ascenso.

Volviendo a las reivindicaciones sobre el reconocimiento de la drogodependencia como una enfermedad, Alejandro Márquez advertía de que “hay que recordar la historia de las conductas adictivas para no repetirla”. En los últimos años, el CIS coloca las drogas como una de las menores preocupaciones de los españoles, concretamente en 0’1%. Esta llegó a ser una de las principales preocupaciones de los españoles en los años 80, y “fueron las familias las primeras en ponerse manos a la obra para formular programas y proyectos que darían lugar a planes y leyes para luchar contra la drogodependencia”.

En este sentido, Márquez sitúa como “un logro importante del sistema sanitario público” el acoger a los drogodependientes en los centros públicos de salud, recordando que “esto costó sudores y lágrimas” por parte de las asociaciones de pacientes, así como luchar por quitar el estigma social a quienes sufren drogodependencia: “Somos enfermos con la misma dignidad que el resto”.

Para terminar, los ponentes hicieron un repaso de la lucha de los esfuerzos realizados en la región por lograr una buena atención sanitaria a los drogodependientes. Concretamente, Alejandro Márquez recuerda que en Castilla-La Mancha se consiguió que “no sólo se reconociera como una enfermedad, sino que se ha llegado a un contexto de coordinación que ha sido muy bueno”.