"Entre todos ayudamos a construir una sociedad mejor"

 

UNION SAFA advierte del impacto del juego en menores y reclaman atención específica para mujeres con problemas de adicción.

SEDE

Ronda de Alarcos, 28

13.002 - Ciudad Real

Teléfono: 926 92 11 49

Fax: 926 92 13 37

Email: unionsafa@hotmail.com

PANDEMIA Y SALUD MENTAL

30.03.2021 12:20

Buenos dias!

La atención a personas por ansiedad, depresión o por duelos no elaborados aumentan la atención de urgencias, hospital y consultas privadas de psicólogos.

La pandemia del coronavirus tiene asociada una segunda pandemia, la de la salud mental, dañada por la adaptación que todos los ciudadanos han tenido que realizar ante una situación desesperada y un incremento del aislamiento sostenido a lo largo de meses. Se trata de una situación que se refleja en datos como que en el servicio de Salud Mental del Hospital General Universitario de Ciudad Real se atienden cada semana a unos 60 pacientes nuevos, que se suman a las citas de aquellas personas que ya estaban en seguimiento. Se trata de personas que han sido derivadas desde los Centros de Salud, así como desde las consultas ambulatorias de Psicología y Psiquiatría, a los que hay que sumar los seguimientos, aquellas personas que iniciaron su tratamiento. El incremento de la atención ha conllevado un aumento de la espera sanitaria para ser atendido por los especialistas en salud mental, y si antes de la pandemia solía mantenerse en torno a las 4 o 5 semanas, en Psiquiatría, ahora mismo se está entre 7 y 8 semanas, para Psiquiatría y Psicología.

«En Salud Mental estamos percibiendo un incremento general en la demanda de atención». Así resumió estos datos la psiquiatra del Hospital General Universitario de Ciudad Real, Alicia Gómez, quien apuntó que no se trata solo de la atención en consultas, sino también de los ingresos, con una alta ocupación de camas en la actualidad. «Se ha incrementado también el número de Urgencias», indicó. Detrás de los datos hay numerosas personas que presentan síndromes ansioso-depresivos. «Algunos de estos están influidos por la merma en la capacidad de manejo del malestar de la población en el contexto de la llamada fatiga pandémica». Se trata de ciudadrealeños que antes podían ver al médico de cabecera y el tratamiento básico bastaba, pero ahora, indicó la psiquiatra, necesitan la derivación y, en ocasiones, un seguimiento, para su tratamiento. Otro porcentaje de estos nuevos pacientes llega a la atención especializada por la saturación clara de la Atención Primaria, debido a los cambios ocurridos y en la dificultad del manejo de los pacientes. Por último, hay muchas personas que llegan a la unidad de salud mental del Hospital General tras «muchos meses» de demora y lo que podría haber sido un caso de ansiedad leve acaba convirtiéndose en un problema mayor. «Algunos pacientes llevan mal muchos meses, pero han demorado la solicitud de ayuda por miedo a acudir a centros sanitarios y ahora se encuentra desbordado», señaló la psiquiatra.

Detrás de esa ansiedad y el aumento de la necesidad de salud mental se encuentra «la imposibilidad para mantener las actividades de ocio y distracción que realizamos previamente a la pandemia». Un cambio de la cotidianeidad que se une a la restricción en las relaciones sociales y la larga duración de esta situación. Los cambios efectuados por el coronavirus pasan de «ser excepcional a ser habitual» y acaba influyendo en el estado de salud mental de la población.

Psicología y deporte.

«No se nos debe olvidar que llevamos un año con esto y a algunos les afecta más que a otros», expuso de forma clara la situación a la que se enfrentan los psicólogos Margarita Velascoin. La vocal del Colegio de Psicólogos en la provincia de Ciudad Real apuntó que lo que están viendo en la atención privada es similar a lo que ocurre en la pública, con más personas que acuden en busca de ayuda «por ansiedad o por depresión». «La gente tiene más ansiedad porque tiene más miedo», un temor que se refleja no solo en la posibilidad de contagiarse, sino también en los cambios de rutina, en la imposibilidad de socializar en hábitos necesarios para «la higiene mental» y que, ahora, se encuentra en un recorrido «del trabajo a casa o de casa al trabajo». 

Ese desgaste mental a lo largo del tiempo es la fatiga pandémica. Velascoin deja claro que lo que está ocurriendo no es una crisis psicológica. «Cuando hay una crisis de ansiedad, hay un hecho puntual», no una situación que se alarga «durante un año». De ahí, explica Velascoin, surge «la necesidad de ayuda psicológica», que muchas veces llega pasado mucho tiempo por el temor a acudir al especialista, como está pasando con otras enfermedades que se van retrasando para no acercarse a los centros sanitarios. «Muchos de los pacientes han restado importancia a ciertos síntomas continuos en el tiempo», por ejemplo, señaló a esas personas que duermen regularmente, «no es lo mismo un día que tres meses».

Para salir de esta situación se encuentran aspectos claves como «buscar los motivos» que llevan a esta situación. Por las consultas de los psicólogos de la provincia acuden, sobre todo, personas por «duelos no elaborados o estrés». Junto con el trabajo en la clínica, Velascoin indicó la importancia de mantener ciertas rutinas como el deporte, algo que sirvió durante el confinamiento, cuando había más tiempo para practicarlo, y que se puede retomar para «socializar y salir de casa».